ARTE Y MODA. TÁNDEM PERFECTO

Escrito el 07. Ene, 2015 por en Blog

Articulo de Josep Lozano para Valencia City. Enero 2015.

Artículo Valencia City enero 2015

El afán por reunir objetos con una carga sentimental o artística ha acompañado al hombre desde los albores de la civilización. Un halo de magia y esoterismo impulsaron las primeras colecciones de piezas religiosas y progresivamente se fueron transformando en tesoros y bienes preciados por su potencial creativo. Así nacen las colecciones de arte desde los mecenas del renacimiento impulsando un movimiento totalmente moderno que define una nueva era derivará en los museos y los centros de arte. Esa fue la historia de las grandes colecciones y patrimonios, a la que le sigue otra historia escrita con letra menos pretenciosa de unas personas que viven el arte como un proceso natural, con una fascinación emocionante que le ha motivado a reunir a través de toda una vida, una serie de objetos y obras que casi narran el relato de un discurso biográfico. Esa es la definición de las colecciones, alejadas de las pretensiones megalómanas de los grandes inversores del arte, de estudios de mercado o de afán aglutinador de los grandes nombres cotizados. Esta colección se va formando a partir del conocimiento directo de los artífices de esas obras y de la relación firme entre el arte y la moda, o por ejemplo, la gastronomía, la religión, viajes, urbanismo y arquitectura etc…Por ello, se trata de colecciones muy particulares que rastrean el componente social y crítico de la pintura y del arte realizado a partir de estos conceptos. Cada una de las obras, pequeñas piezas de artistas muy celebrados y fundamentalmente del entorno del coleccionista, escriben una línea decisiva en el relato de una vida que además aporta un discurso genuino a la lectura del arte contemporáneo. No se trata del uso del oficio en concreto como anécdota en la pintura además de la intención crítica que el artista consciente o inconscientemente ha impreso en la obra a partir de un elemento vinculado estas costumbres (religión, gastronomía…) o al concepto social y político de dichas actitudes. En mi caso, por ejemplo, mi particular obsesión por la moda como el tema se ha visto plasmado en la colaboración en la exposición “Entre Bambalinas…Arte y Moda” y dos de mis proyectos expositivos, “Moda y Crítica Social” y, mas recientemente “Sangre Inédita” donde plasmo mi devoción por la vertiente artística en las creaciones de los diseñadores y mi reivindicación por el coleccionismo del valor/amor hacia prendas consideradas obras de arte. Os dejo con imágenes donde dicha relación es la constante de mi vida.