‘EVENTOPS’. #46zeronou 11/05/2018 Urban VLC

Escrito el 11. May, 2018 por en Blog

Dc0vI_HXkAAZKbNDe pequeño y con edad de ir al cine solo, recuerdo que mis amigos me decían ‘’vamos a ver una peli de acción’’, pero esas nunca me han gustado. Hoy siguen sin, pero la acción, en cualquier película, ya se presupone, porque todo tiene que pasar rápido, más rápido, trepidante, casi para apretarte el corazón en un puño.

La vorágine, el vértigo, se ha convertido en una constante y, más aún, en un elemento necesario en la trama de cualquier acción, de cualquier presentación o evento. Nada es un bodegón o un still-life, en todo tiene que haber un poco de circo, un poco de música, un buen catering, un mapping, un escenario, un Dj, otro visual Dj… y que no se me olvide, un ‘desfile’.

‘’¡Qué chulo es este evento! -me dice mi amiga Susana-, muchas gracias por haberme invitado. ¿Pero qué se presenta?’’. Y, antes de que le conteste, da media vuelta, se pone a bailar como una posesa y pasa, textualmente, del producto que patrocina el fiestón.

Eso sí, está lleno de instagramers e influencers, y alguna que otra carita conocida. Pero en el fondo, como andamos escasos de presupuesto y fiestas, nos encantan y nos apuntamos, y socializamos, y salimos, y a lo mejor cae la breva y de un roce sale una conversación, y de una charla un flirteo y… lo que surja bendito sea.

Desde la profesión echamos mucho de menos el sentido común, y está bien que haya de todo, pero sin olvidarnos de que si vamos lo hacemos porque nos interesa no solo la persona convocante, también el producto que se expone y el papel social y artístico con que nos lo envuelven.

No hace demasiados años veíamos nacer la oficialización del sarao público: la aparición del photocall, la presencia de un/a celebrity, el interés mediático, la asociación brandingperformance, los paparazzi… y así hasta la actualidad y el circo que os comentaba. Por cierto, el circo es chulísimo, y el show no debe faltar en ningún evento, pero no hay que olvidarse nunca de quién costea el espectáculo.

En un ejercicio introspectivo, me gusta recordar algunos de los eventazos ocurridos en nuestra ciudad en los últimos años, sin necesidad de remontarme a la America’s Cup o la Fórmula One, por aquello de darles esperanza a las firmas y marcas románticas que siguen apostando por una gran fiesta a la hora de comenzar su andadura pública para posicionar un producto determinado.

Revivir con intensidad los desfiles nocturnos sobre el agua de Valencia Fashion Week, la fiesta del estreno de Bienvenido Mister Marshall en el Ateneo, la presentación de Sangre Inédita en el IVAM, las Shopening Nights, el 50 aniversario de Dupen, la fiesta aniversario de URBAN, el proyecto expositivo de moda Artenblanc………

Todos ellos, con sus marcas y productos, arriesgaron en su estrategia y triunfaron. Y por supuesto, ¡yo estaba allí!