‘¿FECHAS O FLECHAS?’. #46zeronou. 29/06/2017 Urban VLC

Escrito el 30. Jun, 2017 por en Blog

andres_sarda_pasarela_230632060_682x

Con la magia del diseño y de las artes, cuánto valor ha alcanzado la fotografía como restauradora de aquello que queremos ser y no somos. Viva la aplicación Facetune y los entornos prodigiosos de la moda. Vaya, ¡vamos a hablar de pasarelas!!!

Hoy termina la 080 Barcelona, y el próximo 8 de julio levanta el telón la primera Mercedes-Benz Fashion Weekend Ibiza con una aparición especial en Ushuaïa y con la participación de Alvarno, Jorge Vázquez, Teresa Helbig, Andrés Sardá y Desigual, anunciando de paso su movimiento en el calendario a mitad de julio para 2018… Gran Canaria Moda Cálida siempre ha aprovechado su vínculo turístico para iniciar la temporada, y a Valencia ni se la espera. Y con estas premisas como referencia, el diseño español vuelve a estar dividido.

Este nuevo gran evento de moda en Ibiza, organizado por la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid/IFEMA, Mercedes-Benz España y Ushuaïa Ibiza Beach Hotel cuenta con el patrocinio de L’Oréal París, que será el peluquero y maquillador oficial del evento, y de la firma de alta joyería Chopard.

Y así, recientemente, diseñadores como Manuel Bolaño y Krizia Robustella han hecho declaraciones en las que consideran que, por una parte, hay demasiadas marcas comerciales en las pasarelas sin identificar temporada, y, por otra, el argumento de los cambios de fecha en pos de compradores suena a excusa sin fundamento, más como referente turístico y mediático que de ventas.

Sí es verdad que 080 o Canarias llevan ya desde su nacimiento moviéndose por estas fechas, que suenan más a un argumento político, comercial y de interesas de los organizadores, mientras que Madrid Fashion Week busca con ahínco el modelo de pasarela que le haga volver al status de primerísima marca comunicacional para la moda española de cara a su internacionalización.

La duda viene servida en bandeja de oro, ya que los presupuestos que manejan están sobre todo soportados por el erario público y siguen siendo excesivos para ser soportados por los diseñadores, cuyas infraestructuras andan precarias, y sus arcas aún más. Quizás los diferentes gobiernos debieran impulsar la creatividad y el talento de moda como producto de la industria cultural, y acabar con esa dualidad de la moda como industria.

Una vez más, la moda sí es industria en cuanto pasa a fabricarse y a distribuirse, pero sin diseño ni posicionamiento de diseñadores jamás llegaría a la calle como producto de marca. Por lo tanto, la moda es también cultura y arte.

El apoyo desde las instituciones debería ser al diseño y al posicionamiento de nuevos creadores, lo otro es favorecer a quien de por sí ya puede gestionar su producto valiéndose de los cauces comerciales que tiempos han tenido, y que cuentan además con otro tipo de ayudas que no tienen que ver con el talento o la innovación.

 No mezclemos churras con merinas y tengamos claro lo que significa apoyo al talento. M’en vaig per l’ombra, que fa molta calor.