‘HUELE A VERANO’. #46zeronou 10/08/2018 Levante EMV

Escrito el 27. ago, 2018 por en Blog

Mejores Mantones Antiguo, Actual y de la Verbena 2018

’El olor se pegaba a sus cuerpos levantando una fragancia indescriptible, la algarabía se contagiaba formando círculos concéntricos de sensaciones inusitadas, imposible escapar de tan embriagador ambiente de agosto’’. Esta frase la hubiera podido escribir en cualquier situación una persona capaz de sentir emociones y de estremecerse con la atmósfera, a veces voluptuosa, del lugar.

Cada momento y cada espacio tiene sus rasgos personales, su aquél mágico por lo que lo recuerdas vivamente cada vez que te acercas a los días en que el hecho se produce. En ese sitio concreto que entre otras cosas, es donde has pasado tu niñez.

Recuerdo con efusividad una pieza que forma parte consustancial de nuestra idiosincrasia y de nuestra moda desde hace más de doscientos años. El Mantón de Manila es una de esos elementos que, desde que lo conocí bien pequeño, me fascinó.

En muchísimas de las verbenas de los pueblos de nuestra Comunitat no puede faltar como elemento diferenciador de la manera de vestir estiva. ¿Qué sería del dicho de nuestras amadas tías sin esta prenda y con aquello de… tira’t el mantó als muscles que està refrescant?

Pero, sin ser necesario que refresque, nombres ilustres de la pléyade de la moda han utilizado este icono, como Jean Paul Gaultier, Josep Font, Christian Lacroix o Francis Montesinos, destacando el trabajo del francés (y muy español) Nicolas Vaudelet, autor del vestuario de ‘Sorolla’’ del Ballet Nacional de España, donde en la pieza ‘El Baile’ ofrecía todo un despliegue fabuloso de mantones.

Estos nombres han hecho que sus modelos no solo se lo lleven a los hombros, sino que además los costumicen en faldas, vestidos, chaquetas… que, con o sin inspiración, nos recuerdan al made in Spain más genuino. O como bien observan los valencianos Pablo Martínez Gil y Javier Marco Casero, parafraseando el título de su libro, ‘’Vestirse con un cuadro’’ los mantones son ‘’auténticos lienzos de seda’’.

Sin embargo, su nombre es otro, de Manila, mantón de Manila, que aunque los primeros vinieran de allí, ni es estrictamente español ni lo inventaron los filipinos.

Sí que es verdad, y como cada año homenajeamos en Alginet a esta prenda innegable del folclore local, que será gracias a los españoles, concretamente a los andaluces de Cádiz y Sevilla, que tenga el aspecto en el que lo conocemos hoy en día y que es de tendencia rabiosa.

En el concurso que se celebra cada agosto en la localidad, gracias a la verbena del Mantón de Manila que organiza la Compañía Eléctrica de Alginet, se premian no solo a los más auténticos y ancestrales, sino también a los de nuevo cuño y fabricados aquí con un jurado de miradas expertas encabezado por el indumentarista Álvaro Moliner.

Concurso que consigue reunir piezas que han llegado hasta nuestros días bien conservadas, de finales del S. XVIII, XIX y principios del XX, con motivos cien por cien chinos, mezcla o puramente españoles, estos muy usados durante la Belle Époque. Los de nueva factura ya son en su mayoría de aquí, pero los 3 premios a los mejores mantones se los llevarán aquellos que por su esplendor y lucimiento brillen y bailen como ninguno en la espectacular noche del 24.

Foto: Jorge Pérez