‘PASARELAS DE MODA DE COMERCIOS’. #46zeronou. 13/04/2017 Urban VLC

Escrito el 13. Abr, 2017 por en Blog

_XTT7036

Al pan, pan, y, en cuanto al vino, siempre hay quien lo mismo le da uno de Asunción que un Denominación de Origen. Pero sea acierto o condena, y no es por moderarme, a mí me gusta el segundo por muchas razones entre las que figuran el de procedencia controlada, el diseño de autor, el estar elaborado por entusiastas enólogos, el poner mimo en sus productos, en buscar la excelencia…

Y por ese camino, estoy convencido, va nuestro trabajo diario, va nuestro propósito por mejorar lo recibido o por continuar con nuestros legados más tradicionales implementándoles nuevos servicios; van, en definitiva, aspectos a veces tan olvidados como la dignidad, el afán de superación o, sin ir más lejos, el ‘bon trellat’ a la hora de hacer las cosas, que no es sino la aplicación razonada del sentido común.

Subirse al caballo de las tendencias y las modas no es siempre resultado de éxito. Es como pasarse utilizando el photoshop y pretender que una talla 46 entre en una 38, o como asistir a una conferencia y a la mañana siguiente imprimirte tarjetas personales de coaching, o como hacer el playback del Wthout you de Chris Brown y creerse Rihanna

Algo parecido ocurre con las Pasarelas de Moda que ofrecen nuestros comercios en los distintos pueblos y ciudades de nuestra geografía, que algunos se organizan por el simple afán de entretener al personal, de buscar la complicidad de la risa y al final lo que encuentran es el peligroso territorio del chiste fácil llegando a ridiculizar la propia moda. Porque, aparte de todos los aditivos que le queramos meter a una puesta en escena, hay que buscar un modelo de pasarela sostenible.

Si no hay un propósito e intención de continuidad, un trabajo de apoyo de unos comercios con otros y una transversalidad controlada que va desde la vestidora a la comerciante, pasando por modelos amateurs, peluquería y maquillaje, zapatería, complementos… haciendo que el trabajo de unos mejore el resultado de los demás, en un par de ediciones la pasarela se queda sin horizontes de expansión, se aboca a la monotonía, y de ahí a la socarronería y la astracanada solo hay un paso.

Tengamos un poco de conciencia, sentido común, y apliquemos las mismas fórmulas a una Pasarela de Moda los mismo valores que tenemos en cuenta, por ejemplo, a la hora de abrir una tienda. Sin un plan de negocio y viabilidad, sin inversión inicial, el resultado se convertirá en un fracaso y tendremos dos consecuencias: habremos tirado el dinero invertido y, además, no querremos que nadie nos hable de abrir un nuevo comercio, porque el cartucho estará quemado.

No confundamos la intención de quienes desarrollan un trabajo especializado y se lo curran día a día, en busca de la excelencia y del entertainment, con quien hace gorgoritos en la ducha y llama al Palau de les Arts para apuntarse a un casting de tenor.

Fotos: Ximo Torres

_XTT6471 _XTT6558