TU CASA, EL PAISAJE QUE HABITAS

Escrito el 01. Ago, 2013 por en Blog

Scan4Artículo de Josep Lozano para Tendencias CV Diseño. Julio 2013.

Paisaje, entorno, realidad 

Como la piel, el paisaje es el celofán que envuelve el mundo y la realidad un territorio físico y poético que el arte explora y transgrede bajo las coordenadas espacio-tiempo. Esa posibilidad de intervención en nuestro entorno desde la óptica de la creación nos  permite habitar en continuo equilibrio entre naturaleza y artificio.  

Por ello el paisaje como género ha dejado de ser una simple interpretación del escenario natural para convertirse en una construcción activa del hábitat del individuo, que contribuye a delimitar la esfera psicológica del ser.  

Arte, naturaleza, tecnología y diseño se unen para configurar nuestro propio espacio: la casa como paisaje, concepto crucial en nuestra vida contemporánea. Las obras que elegimos para que nos acompañen a diario configuran la piel en la que nos introducimos, llenando nuestra propia burbuja del aire artístico que queremos respirar.

Al igual que el mundo precisa de su cosmos, nosotros construimos el nuestro a base de un ecosistema que intentamos armónico y en el que ejercemos de sol de nuestro propio sistema. 

Compensando masas, ampliando objetivos, utilizándolo como metáfora o interpretando un pensamiento, exhibimos la necesidad y la complacencia que la misma realidad nos otorga ajustándola a nuestra fisonomía. 

Joan Verdú, Jarr, Rosa Torres, Javier Garcerá, Rafa Armengol, Uiso Alemany, Mavi Escamilla, Carmen Calvo, Miquel Navarro, Juan Cuéllar, Manolo Rey, José Sanleón, Jesús Azogue, Pepe Romero, Javier Calvo, Artur Heras, Yturralde, Equipo Límite… son algunos de los nombres que representan la riqueza interactiva entre el arte y el entorno en esa búsqueda de renovación del paisaje acorde a la sensibilidad contemporánea. Tras el lenguaje, realismo o abstracción, descubrimos parámetros estéticos envueltos en plasticidad, ironía o juegos metafísicos, y nos situamos frente a intenciones críticas o significados ocultos que convierten el tema en una cuestión trascendente.  

Son artistas que pertenecen al universo de las emociones, al paisaje de a contemporaneidad, y cuya trayectoria les sitúa en el discurso consciente de nuestra cultura visual; a esta historia aportan virtuosismo y gestos de singularidad, pero sobre todo simbolizan los caminos abiertos por las artes en la configuración del paisaje como contexto global y cotidiano. 

El tiempo, fiel aliado a los procesos del cambio, es el juez que legitima su contribución coherente al arte y valora la propiedad de los argumentos, facturas y pasiones selladas  como impronta  en  sus obras. Pero nosotros, como hijos de nuestro tiempo, tenemos el deber de anticiparnos con nuestra reflexión a la escritura del relato. 

Puede que al final todo sea simple y llanamente una cuestión de tiempo. Pero tú y yo sabemos que su valor únicamente obedecerá al que tú le concedas cuando lo sitúes en tu propio paisaje como parte de la piel que habitas.