UN VERANO SOFT & HOT, por Josep Lozano

Escrito el 21. May, 2013 por en Blog

Artículo publicado en la revista LifeInHome. Mayo 2013.

Los primeros indicios del verano nos los marca ya nuestro reloj biológico, ese que según los expertos tenemos ubicado justo en el entrecejo, pero cinco centímetros hacia el interior, donde se cruzan los nervios que envían la luz y la temperatura a nuestro cerebro.

Y ahora diréis que simplemente viendo el informativo o tu aplicación app te hubieras enterado rápido de que la estación está al caer, que las temperaturas se han adelantado un poco por nosecuál anticiclón y, porque la calle, que es nuestro auténtico (fashion) medidor actúa de indicador para decirnos que hagamos una puesta a punto en tendencia.

Revisad los parámetros de la piel y dadle un brillo a toda ella. Eva Longoria dice haber encontrado un remedio a base de aplicarse excrementos de nosequé pájaro para estar más joven, mientras que otros famosos optan por radicales y costosísimos tratamientos que te dejan como un huevo. Aunque las más prácticas se hacen una foto, la pasan por el photoshop, la amplían para el comedor de su casa y se conforman con la ilusión que, al fin y al cabo, les generará las mismas endorfinas que hacer lo que deberíamos hacer, a saber, alimentación saludable, deporte y un buen producto que active nuestra dermis.

Una vez tengamos claro el tratamiento y entremos en talla, vamos a por el outfit. Apostemos por la moda soft, que no quiere decir que te hinches a beber colas, refrescos y cervezas sin, sino que busques looks que procuren no estar dentro de una tendencia extrema.

Vamos, algo así como la operación que está llevando a cabo la industria de la moda en general, que no arriesgan ni un ápice en diseño porque hay que vender, pues tú lo mismo, pero con gracia. Saca tu parte hot del armario (y no hablamos de las guindillas picantes para el mal fario que cuelgas en tu despensa), y construye un look de acuerdo con estos dos parámetros y tu triunfo estará asegurado.

La portada del LifeinHome del mes pasado iba por ahí, y la querida canaria Ariadne Artiles –como muchas otras archiconocidas- apuestan por esta tendencia de mezclar lo más tranquilo sin perder ni una pizca de sus aspecto más sexy.

Y esto también va para ellos, abandonad la metrosexualidad e id en pos de vender un look más alejado de los arquetipos femeninos, más deportivo, pero alejado de los futbolistas pastosos, no a las cejas macrodepiladas, sed más naturales (sin que Álvaro Bultó os influya), más bohemios sin querer pareceros a Jon Kortajarena, más desaliñados sin parecer un perroflauta como muchos actores… en suma, sed más-cool-inos.

Al paisaje que tú habitas, normalmente, tu casa, también debemos lavarle la cara. Mi recomendación es hacerlo de la misma forma: soft and hot. No hay que tirarla abajo, pero hay que imprimirle un aspecto más actual y menso agobiante.

Eso se construye al igual que se hace con tu outfit: no busques radicalidades y sumérgete en el mundo tecnológico, hazte la vida más fácil (y la de los demás), comunícate mejor y añádele al cocktail una miajita de arte contemporáneo.

No a los arquitectos e interioristas aburridos que confunden minimalismo con pocas cosas, pero que son ávidos en interrelacionarnos con formas, estructuras e iluminación imposibles de admitir en alguien que quiere ser él mismo. Recomendable seguir la estela de alguien que prefiere el Aston Martin (por cierto hay una muy buena oferta en Sixt esta temporada) a los Ferraris y Lamborghinis que atruenan por las autopistas del fútbol world.