En el transcurso de un acto protocolario celebrado el pasado viernes en Hotel Ayre Astoria Palace de Valencia, el Gremio Artesano de Sastres y Modistas de la Comunidad Valenciana otorgaba su máxima distinción, el Premio Aguja Brillante, al emblemático modista valenciano Luis Rocamora.

El Maestro Mayor, Fran Tochena, al frente de la junta de gobierno del Gremio formada por Ana Urango, el diseñador Julio Vera, Diego Orzáez, Paqui Ortíz, Ascensión Sanz, al bordador Juan Carlos Pitarch y la indumentarista y vicepresidenta Amparo Fabra recibían a los asistentes a la cena de gala. 

El modista ofreció un emotivo discurso donde mencionó a su amplio equipo de trabajo con el cual ‘disfruta del placer que supone vestir a la mujer dejando volar la imaginación combinando tejidos y las materias primas especiales.’ Una línea argumental vívida y colorista que transcurre a lo largo de sus colecciones desde hace veinte años en su mítico espacio del centro de Valencia.

No quisieron perder la ocasión de expresar su cariño al homenajeado los también creadores y agremiados Miguel de Cruces, Mª Rosa Fenollar de Brotocó Atelier, Jorge del Buey, Judith Mas el indumentarista Juan Carlos Cañabate, Mamen Puchades, la periodista Natalia Martínez, como tampoco faltaron al evento un nutrido grupo de estudiantes de la escuela del Gremio y el equipo del diseñador al completo. 

En su última Asamblea, el Gremio decidió por unanimidad que el diseñador distinguido en esta séptima edición del Premio Aguja Brillante, que reconoce la trayectoria y el buen hacer de un creador español fuera, con todos los honores, para Luis Rocamora, quien recibía la espectacular aguja creada y realizada por el joyero Guillermo Martorell de Siete Jewels Gallery. Las seis ‘agujas’ anteriores las recibieron Elio Berhanyer, Francis Montesinos, Lorenzo Caprile, Juan Andrés Mompó, Enrique Lodares y Roberto Diz.

 

Premio Aguja Brillante del Gremio Artesano de Sastres y Modistas CV

Guillermo Martorell, de la firma valenciana Siete Jewels Gallery, ha sido el encargado de crear la aguja, un espectacular broche trabajado artesanalmente en plata rodiada, inspirada en un alfiletero formado por un cuarzo rutilado del que emergen las agujas, siendo la mayor de ellas la que contiene un diamante talla brillante de 0,15 quilates en el ojo.

Una clara inspiración y homenaje al oficio de la costura con la que Siete Jewels pone en valor el trabajo de los modistas con la filosofía artesanal con la que realizan sus creaciones en alta joyería.

 

Fotos: Fran Adlert Fotografía